Banco Santander

La cotización de Banco Santander reaccionó con caídas superiores al 2 por ciento a los resultados presentados este martes por la entidad. Las cifras provocaron una fuerte división entre los analistas que siguen el valor.

Los expertos consultados por finanzas.com destacaron que los resultados son “sólidos” y el castigo “no está justificado”. No obstante, citaron como excusa para recoger beneficios las caídas por la evolución de las comisiones y los costes de explotación, además de la ratio de capital.

El banco reportó un beneficio neto hasta septiembre de 5.849 millones de euros, gracias en particular a la aportación de los Estados Unidos, que superó a Brasil como motor de los beneficios.

Publicidad

Recogida de beneficios en Banco Santander

La cuestión es que la entidad sube en el año un 32 por ciento, mientras que en el último mes acumula un rally del 16 por ciento, lo que dejó al valor cerca de los máximos anuales. Es uno de los factores que aceleró la caída.

“Las caídas pueden ser porque los mercados descontaban este tipo de resultados y de ahí que recojan beneficios”, dijo Joaquín Robles, analista de XTB.

En opinión de Nuria Álvarez, analista de Renta 4 Banco, la caída no está justificada porque “el banco sigue teniendo un comportamiento relativo peor que BBVA y el Eurostoxx Banks, sobre todo cuando los resultados están mostrando una evolución operativa muy fuerte”, explicó esta experta a finanzas.com.

Las comisiones y los costes deslucen las cifras

Algunos bancos internacionales, como JP Morgan o RBC, achacaron las caídas al desempeño de los costes, que quedaron por encima de las previsiones del mercado.

Además, las mismas fuentes apuntaron al crecimiento plano de las comisiones en el tercer trimestre como otro factor negativo.

Pero no todos los expertos compartieron esta visión. “El tema de los costes no lo veo importante, lo mismo que las comisiones”, recalcó Álvarez.

Que las comisiones se mantengan planas en el trimestre “es lógico ya que este periodo siempre es más flojo por un tema estacional, sobre todo en Europa”, añadió esta experta.

Presiones de costes por el efecto de la inflación

Las fuentes consultadas reconocieron que los gastos de explotación han crecido por encima de los ingresos en regiones como Brasil. Por eso, “quizás si pueda haber una lectura negativa por este lado”, apuntaron los expertos.

En todo caso, hay que tener en cuenta que los gastos de explotación van a subir porque ahora hay un escenario de inflación. Esto podría mitigar un poco el efecto positivo que podrían tener los planes de eficiencia en las distintas regiones en las que opera Banco Santander.

La inflación también afecta a los activos ponderados por riesgo, lo que daña a regiones como Brasil, donde estos activos están creciendo a doble dígito. “Un crecimiento de estos activos ponderados por riesgo mitiga el efecto positivo de generación de beneficio neto”, recalcaron las fuentes consultadas por finanzas.com.

Dudas sobre el capital de Banco Santander

Otro de los lunares que detectaron los expertos tiene que ver con la ratio de capital. El mercado quizás no entendió bien que el banco espere que la ratio CET1 se sigua manteniendo el año que viene en la horquilla del 11-12 por ciento.

“La progresión de la ratio CET1 es un poco más moderada”, apuntó Daragh Quinn, analista de KBW. Lo cierto es que surgió la siguiente pregunta: ¿Qué es lo que te está llevando a que la ratio de capital no mejore si el banco ya ha dicho que puede generar capital de manera orgánica?

A juicio de Álvarez, el banco va a seguir teniendo el impacto ciertos efectos regulatorios, aunque ya menores que en los dos años anteriores, además del problema de la inflación sobre los activos ponderados por riesgo.

Las fuentes consultadas también rebajaron el tono optimista que generaron los resultados en los Estados Unidos. Aquí es verdad que, por la parte alta de la cuenta, crecen mucho en ingresos, pero parte del incremento del beneficio neto se explica por las menores provisiones.

“Tienes un coste del riesgo que es atípicamente bajo. Es decir, que el beneficio neto creció por algo que no es extrapolable a otros años”, apuntaron los expertos.