BBVA recorta

Nuevo jarro de agua fría para el Gobierno y sus proyecciones económicas. BBVA Research ha revisado a la baja este martes sus previsiones para el año 2021, recortando en más de un punto la senda dibujada hace solo cuatro meses, el pasado mes de julio. El banco, en concreto, rebaja del 6,5% al 5,2% el alza del producto interior bruto (PIB) prevista para el presente ejercicio, desplazando el grueso de la recuperación económica al año 2022, que también sale peor parado. La recuperación, matizan desde BBVA, no se estancaría, pero sí frenaría su ritmo de avance, retrasando así hasta 2023 la recuperación de los niveles prepandémicos.

Parte de esta revisión, ha explicado el director de BBVA Research y economista jefe de Grupo BBVA, Jorge Sicilia, radica en elementos globales como los precios del petróleo y de la electricidad, pero principalmente en los recortes que realizó recientemente el Instituto Nacional de Estadística (INE) respecto al crecimiento de la economía española en el segundo trimestre de 2021. Si inicialmente el INE había previsto un aumento de la actividad del 2,8% trimestral y del 19,8% interanual, el dato corregido se reduce al 1,1% en el trimestre y al 17,5% sobre el mismo periodo del año pasado (1,7 y 2,3 puntos menos, respectivamente).

Aunque el banco confía en que la recuperación se afiance durante el año que viene, también recorta con fuerza sus previsiones de cara al próximo ejercicio. Así, rebaja en un punto y medio, del 7% al 5,5%, el crecimiento del PIB. “Este deterioro en las perspectivas implica todavía una recuperación robusta, pero refleja también la aparición, o una mayor permanencia de la esperada, de diversos factores negativos, sobre todo por el lado de la oferta, como cuellos de botella, disrupciones en las cadenas de producción y el aumento del precio de la energía”, detalla la edición del cuarto trimestre del informe Situación España de la entidad.

Publicidad

Los cuellos de botella en las cadenas de producción, en concreto, restarían 0,3 puntos al crecimiento previsto en 2021. El retraso de la llegada y ejecución de los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, por su parte, rebajarían las proyecciones en 0,4 puntos, mientras que el alza de los precios de la electricidad y del petróleo repercutirían negativamente en 1,4 y 0,1 puntos. La revisión estadística del INE, por su parte, quitaría 0,9 puntos. La mejora de las expectativas en el comportamiento del consumo privado, en la demanda interna y en la productividad por hora trabajada, según BBVA, sumaría 1,8 puntos a las previsiones de cara a 2021. El baile de cifras culmina en el citado recorte de 1,3 puntos en la previsión genérica del presente ejercicio.

En 2022, los precios del precios de la electricidad y el petróleo restarían 0,8 y 0,3 puntos, los cuellos de botella, 1,2 puntos, la demora del Next Generation EU recortaría la previsión de julio en 0,3 puntos y la revisión estadística (principalmente por el efecto arrastre) descafeinaría la radiografía inicial de nuevo en 0,3 puntos. La mejora de las expectativas sumaría 1,3 puntos, dejando un balance global de 1,5 puntos menos en la proyección de 2022.

Hasta la fecha, BBVA Research se había alineado a grandes rasgos con las previsiones económicas del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, que mantiene alzas del 6,5% y del 7% para 2021 y 2022. Con su revisión, a su vez, BBVA se acerca a organismos como el FMI, que la pasada semana estimó que la economía española crecerá solo un 5,7% en 2021 tras la inédita caída del 10,8% que sufrió en 2020 debido a la pandemia de Covid.