crisis de abastecimiento

Bloomberg — El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, está considerando la posibilidad de recurrir a los conductores del ejército para solucionar la crisis de la cadena de suministro en Gran Bretaña, con muchas estaciones de gasolina que se han quedado secas durante el fin de semana mientras cunde el pánico entre los automovilistas.

El gobierno ya ha cedido a las demandas de la industria para expedir 5.000 visados de corta duración a conductores de camiones, pero los líderes empresariales y los sindicatos dijeron que eso no solucionaría el problema. El suministro de combustible se ha agotado en numerosos lugares de Londres, lo que ha provocado la angustia de los automovilistas y ha amenazado la capacidad de los trabajadores esenciales para realizar su trabajo.

El riesgo es que una crisis de combustible prolongada perjudique la recuperación post-pandémica, poniendo más presión en las líneas de suministro, ya de por sí muy tensas.

Publicidad

Estos son los últimos acontecimientos clave:

  • El Gobierno suspende las normas de competencia en el sector para que las empresas puedan compartir información, y estudia la posibilidad de recurrir al ejército para que ayude en las entregas
  • Algunos miembros de la Asociación de Minoristas de Gasolina informan de que el 90% de los centros se han quedado sin suministro
  • BP Plc dice que se ha quedado sin combustible en un tercio de sus estaciones
  • La industria mantuvo conversaciones con los ministros durante el fin de semana; el alcalde de Londres intenta asegurar el suministro de combustible para los trabajadores clave
  • Las empresas y los sindicatos afirman que no bastará con suavizar las normas de visado para los camioneros

Los tiempos de espera de Uber crecen mientras los conductores buscan combustible (11:10 a.m hora de Londres.)

Uber Technologies Inc. ya había visto aumentar sus tiempos de espera en el Reino Unido a medida que los conductores se marchaban a otras aplicaciones de transporte. Ahora pasan más tiempo buscando combustible, lo que dificulta su capacidad para satisfacer la demanda, según James Farrar, secretario general del sindicato británico de conductores de aplicaciones y mensajeros.

Los conductores no son compensados por este tiempo y no pueden subir los precios por sí mismos, por lo que la crisis del combustible está mermando sus ingresos, dijo Farrar. Un portavoz de Uber dijo que la empresa no está viendo todavía un impacto directo debido a la escasez de combustible, pero que está supervisando la situación de cerca.

Los aeropuertos no se ven afectados por la crisis de los combustibles para carreteras (10:41 a.m. hora de Londres)

El transporte aéreo no se ha visto afectado porque el combustible para aviones se bombea directamente a las grandes instalaciones de almacenamiento de los aeropuertos. Heathrow, el aeropuerto más grande del Reino Unido, tiene “una red independiente que se abastece principalmente por medio de tuberías”, dijo el portavoz Weston Macklem. Londres Luton tampoco se ha visto afectado, dijo el portavoz Neil Bradford.

Las estaciones de servicio permanecen cerradas en los alrededores de Londres por falta de suministro (10:24 a.m.)

En todos los puntos de la brújula alrededor de Londres, numerosas estaciones de servicio no tenían suministro para los automovilistas.

Desde Balham Hill, en el sur, hasta Holloway Road, en el norte, numerosos emplazamientos operados por Royal Dutch Shell Plc habían cubierto sus surtidores y colocado carteles indicando que no había combustible disponible. Aun así, los coches y las furgonetas siguieron pasando por el lugar en busca de suministros. Una estación de BP Plc en Shepherds Bush, en el oeste de la ciudad, había acordonado todos sus surtidores con cinta roja y blanca.

Una de las pocas estaciones de Londres que tenía combustible a la venta a primera hora de la mañana del lunes provocó un pequeño atasco en el Albert Embankment, al otro lado del Támesis desde el Parlamento, mientras los camiones y los taxis hacían cola para llenar sus depósitos.

Tesco Plc, la cadena de supermercados que cuenta con más de 500 estaciones de servicio propias en todo el Reino Unido y otras 200 que son operadas por Esso con una tienda Tesco Express en el lugar, dijo que no está racionando el combustible.

Aunque el minorista ha experimentado algunos cortes temporales de combustible en varias zonas, tenía “buena disponibilidad de combustible”, según un comunicado del lunes.

Los taxistas londinenses buscan un estatus especial mientras luchan por encontrar combustible (9:29 a.m.)

La Asociación de Taxistas de Londres dijo en Twitter que ha estado instando al Ayuntamiento a presionar al gobierno para designar algunas estaciones de combustible solamente para el uso de los trabajadores esenciales.

Una conductora de taxi negro contó a Bloomberg cómo probó en diez gasolineras del norte de Londres el sábado por la noche, haciendo cola durante dos horas en una de ellas antes de que la policía acudiera a desalojar a los automovilistas cuando se quedó sin combustible. Finalmente encontró una de BP abierto a las 6 de la mañana del domingo.

“Acabé buscando desde las 11 de la noche hasta las 6 de la mañana, porque no habría podido trabajar al día siguiente si no lo hacía”, dijo la señorita Bell, esperando a los clientes en una parada de taxis del norte de Londres el lunes. No quiso dar su nombre de pila.

Ver másLa crisis energética pone a prueba el plan climático más ambicioso del mundo

El sindicato dice que la oferta del gobierno para atraer a más conductores de camiones fracasará (9:03 a.m.)

Las malas condiciones de trabajo hacen que el intento del Reino Unido de atraer a conductores de camiones con visados de corta duración sea un “callejón sin salida”, según Edwin Atema, jefe de investigación y aplicación del sindicato FNV, que representa a los conductores de toda Europa. “Los trabajadores de la UE a los que hablamos no irán al Reino Unido para ayudar a este país”, declaró Atema a BBC Radio 4 el lunes.

La situación es especialmente grave en el Reino Unido porque no existe un convenio colectivo para todo el sector del transporte por carretera, dijo.

El alcalde de Londres dice que los servicios de emergencia tienen combustible, pero que los trabajadores clave tienen dificultades (8:56 a.m.)

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo que su oficina está trabajando con el Departamento de Transporte para tratar de encontrar maneras de asegurar el suministro de combustible para los trabajadores clave.

“Nuestros servicios de emergencia y nuestros autobuses tienen suficiente y tienen algo en reserva”, dijo Khan en una entrevista con Sky News. “Estamos escuchando historias sobre trabajadores de la salud, personas que trabajan en hospitales que necesitan su coche para ir al hospital, conductores de taxis negros, conductores de vehículos de alquiler privados que no pueden repostar”.

El Partido Laborista acusa al Gobierno de agravar el pánico (8:25 a.m. hora de Londres)

El Partido Laborista opositor culpó al Gobierno de la situación actual, diciendo que era complaciente antes de que se produjera la crisis del combustible y que ha avivado el pánico mediante una mala comunicación.

“El Gobierno está tuiteando en mayúsculas: ‘No hay crisis de combustible’”, dijo el lunes la portavoz laborista del Tesoro, Rachel Reeves, a Times Radio. “No conozco nada que pueda inducir más al pánico”.

Las medidas adoptadas por el Gobierno para resolver la escasez de conductores de camiones se quedan cortas, dijo Reeves.

Algunos minoristas de combustible dicen que el 90% de los sitios están secos (7:10 a.m.)

La Asociación de Minoristas de Gasolina, que representa a las estaciones de servicio del Reino Unido, dijo que algunos de sus miembros en Inglaterra prácticamente se han quedado sin combustible.

“Parece que el pánico se ha exacerbado en los principales centros urbanos, especialmente en Inglaterra”, dijo Brian Madderson, presidente de la PRA, en Sky News. Algunos grandes minoristas informan de que el 50% de los emplazamientos están secos; “algunos incluso informan de que el 90% estaban secos ayer”.

Aunque el problema es “bastante grave”, Madderson dijo: “Cruzo los dedos para que el problema sea menor a finales de semana”.