De la dimisión de Weidmann a la reaparición de Ma | finanzas.com

“La salida de (Jens) Weidmann es uno de los anticipos del cambio de ciclo político en Alemania”. Estamos hablando de un cambio de era en las instituciones construidas en base al consenso democristiano y socialdemócrata ininterrumpido desde la reunificación de los años noventa.

Con este análisis, el profesor de mercados de IEG, Javier Santacruz, entronca la dimisión del presidente del Bundesbank con el momento político.

“Todos los que han protagonizado la construcción del euro a medida de Alemania, en la que se incluye a Weidmann, ya no tienen el hueco que tenían antes. Weidmann, además, ha tenido dos peleas durísimas –con (Mario) Draghi y con la propia justicia europea— por lo que, probablemente haya decidido irse antes de que sea invitado a hacerlo”, explica Santacruz en conversación con el director de publicaciones de Grupo ED –editor de finanzas.com—, Ismael García Villarejo.

Publicidad

Al margen del contexto político y del mar de fondo en el BCE, entre las motivaciones que habrían animado a que el presidente del Bundesbank presente su dimisión también destacaría el cambio de rol al que está obligado la institución. “El papel del Bundesbank tiene que cambiar en el nuevo ciclo”.

Ya no será el guardián de la ortodoxia monetaria, sino que deberá asumir el rol de “director de una entidad muy grande que persigue a sus deudores para que le paguen”, analiza Santacruz. Los países de la zona del euro deben a Alemania 1,5 billones de euros. “Se necesita un nuevo gobernador del Bundesbank dispuesto a desarrollar este papel y no de guardián de la política monetaria”.

En este nuevo papel, ¿qué ascendencia ejercerá el Bundesbank sobre el BCE? El peso de Alemania en el supervisor del euro está muy disminuido, pero puede encontrar su rol ejerciendo de protector de los pequeños países que asumen ahora la bandera de la ortodoxia. Los llamados socios “frugales” ya torcieron el brazo de la Comisión Europea durante el reparto de los fondos de recuperación.

“Servir de respaldo a estos países sigue siendo muy importante para Alemania”, asegura Santacruz durante este episodio de podcast. “La posición acreedora de Alemania ya debería interpretarse como un problema, no como motivo de orgullo, porque no para de crecer”.

El segundo nombre propio de la sesión del 20 de octubre es el del fundador de Alibaba: Jack Ma. Su reaparición pública tras un año en el ostracismo disparó la cotización de su compañía un 9 por ciento. La curiosa reacción de los mercados ocupa los últimos minutos de este podcast de finanzas.com.

“Alibaba, que es una amenaza para el Estado chino, no había sido posible sin la visión, pero sobre todo sin la ejecución de Ma”, relata Santacruz, amplío conocedor del país. “Su reaparición es doblemente significativa: lanza un mensaje a la comunidad internacional de que el Gobierno chino ya está en el valle de su acción coordinada contra las big tech chinas”.

“El segundo mensaje se dirige a la comunidad inversora: estoy aquí y sigo siendo el mismo, aunque con menor peso político que el que tenía hace año y medio”, explica el profesor del IEG. “Estoy convencido de que Pekín sabía que Ma viajaría a España; por tanto, no hay mensaje en clave interna”. “Puede que incluso estuviera mínimamente pactado”.