caso antimonopolio contra Google

El Gobierno de Estados Unidos entregó el jueves sus principales argumentos contra Alphabet, la matriz de Google, concluyendo la fase probatoria de una batalla judicial en la que acusó al líder de búsquedas en línea de violar la ley antimonopolio para mantenerse en la cima.

En el juicio, que comenzó el 12 de septiembre, el Departamento de Justicia buscó demostrar que Google es un monopolista y abusó ilegalmente de su poder para favorecer sus resultados.

El juez Amit Mehta del tribunal de distrito de Estados Unidos en Columbia dijo que no había concluido sobre qué decisión tomar. «No tengo idea de lo que voy a hacer», dijo después de fijar los argumentos finales para principios de mayo.

Este caso, presentado por el Gobierno de Trump, fue el primero de cuatro destinados a frenar a los grandes líderes tecnológicos.

El segundo proceso, contra Meta, también se presentó durante la administración Trump, mientras que las autoridades antimonopolio del gobierno del presidente Joe Biden siguieron con un segundo caso contra Google y otro contra Amazon.com.

El profesor de economía del MIT, Michael Whinston, el último testigo del Gobierno en el último día de la fase probatoria, tocó los puntos culminantes del caso.

No estuvo de acuerdo con Google en que tenía que competir con Microsoft para ser preinstalado exclusivamente en teléfonos inteligentes. Los pagos de Google a Apple y otras empresas, por un total de 26.300 millones de dólares en 2021, fueron esencialmente ganancias de monopolio pagadas a los distribuidores, dijo.

«Google obtuvo muchos beneficios con estos contratos», afirmó.

Alphabet informó una ganancia neta de 19.690 millones de dólares de julio a septiembre, frente a los 13.910 millones de dólares del mismo período del año anterior. Los ingresos totalizaron 76.690 millones de dólares durante el trimestre.

Whinston dijo que Google tenía el poder de mercado para aumentar las tarifas publicitarias sin perder anunciantes, citando experimentos de la empresa. «Cada vez descubrieron que aumentar los precios es rentable», afirmó.

Whinston argumentó que la participación de Google en el mercado estadounidense de casi el 90% significaba que tenía pocos incentivos para mejorar la calidad.

«Cuando no hay una amenaza competitiva, no hacen esa inversión. Y la calidad es menor», dijo Whinston al ser interrogado por Adam Severt del Departamento de Justicia, uno de los abogados que firmó la denuncia original de 2020 contra Google.

John Schmidtlein, abogado de Google, también reiteró una de las principales defensas durante el juicio: que los pagos eran acuerdos legales de reparto de ingresos que resultaban de la competencia y tenían como objetivo garantizar que los proveedores de servicios inalámbricos y los fabricantes de teléfonos realizaran las actualizaciones adecuadas y conservaran seguros los datos de los usuarios.