El Gobierno da entre tres y seis meses a las empresas para adecuar sus contratos temporales