Inflación, Lagarde, renta fija y bancos

La inflación vuelve a ocupar el foco de los mercados, a la espera de que su efecto sea o no transitorio. ¿Cuánto durará este escenario? ¿Cómo se deben configurar las carteras? Tiempo de escucha: 14 min

“El aspecto que más preocupa a los inversores es la inflación”, afirma Pablo Martínez Bernal, head of sales de Amiral Gestión.

“Las noticias son razonablemente positivas, pero puede ser un problema persistente”, detalla el analista, que considera que hay inversores que “pasan por alto elementos muy preocupantes”.

Publicidad

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, señaló tras conocer el aumento de precios en los Estados Unidos que a largo plazo la inflación estaría por debajo del 2 por ciento.

“Las declaraciones dan cierta tranquilidad, a largo plazo no ven problemas, pero quizá la realidad económica es distinta. Las políticas del BCE siempre han sido continuistas con las de la Reserva Federal, con cierto decalaje”, explica Pablo Martínez Bernal.

Por ello, los inversores deben atender con especial interés a la configuración de sus carteras.

“Tienen que ser diseñadas y preparadas para un repunte de la inflación en el tiempo. La mejor manera de enfrentarse es estar preparado, hay que tener cuidado con ser optimista”, señala el head of sales de Amiral Gestión.

Las carteras tienen que tener “un poco de todo”, según el experto. “Si crece la inflación, apostar por cíclicos, sectores apalancados, pero si solo tienes eso es muy peligroso, es una apuesta a corto plazo”, apunta.

Sobre las posibilidades en renta fija, el gran “quebradero” para la mayoría de inversiores, en Amiral consideran que existe “una pequeña oportunidad para encontrar rentabilidades atractivas”, aunque reconocen que “no es un contexto fácil en absoluto”.

Sobre los criterios de inversión en el sector financiero, Pablo Martínez Bernal explica que sí tienen presencia, pero no posiciones en los bancos. ¿El motivo?

“La banca tradicional es muy compleja, la visibilidad a la hora de analizar un balance de una compañía tradicional es mucho más alta en comparación con un banco. Es muy díficil, además, analizar la concesión de créditos”, dice el analista.

De esta forma, considera que el análisis de los bancos es “muy complicado”, mientras que el potencial del sector “no es espectacular”.