jubilación

El ministro de Inclusión y Seguridad Social ha asegurado que se “han sacado de contexto” sus palabras en las que consideraba que hacía falta “un cambio cultural en España” para seguir la tendencia europea de trabajar cada vez más entre los 55 y los 70 o 75 años. José Luis Escrivá ha querido aclarar esta afirmación, realizada este domingo en una entrevista en el diario Ara, y ha destacado que “España tiene una edad de jubilación adecuada, que no es necesario modificar”.

En ningún caso planteo la necesidad de trabajar hasta los 75 años como algunos sugieren, sino fomentar medidas que contribuyan a cambiar la mentalidad de las empresas para que no expulsen a trabajadores del mercado laboral a partir de 55 años, desperdiciando su experiencia y mejorando los incentivos a la jubilación demorada para que, aquellos que así lo deseen puedan trabajar más allá de la edad ordinaria de jubilación, como hemos acordado con los agentes sociales y se recoge en el Proyecto de Ley que ya está en el Parlamento”, ha señalado el ministro a través de su cuenta de Twitter.

El ministro ha insistido, además, en la propuesta de alinear la edad real de jubilación con la legal, uno de los pilares sobre los que se asienta la reforma del sistema de pensiones que está llevando a cabo el Gobierno. “Lo que más refuerza la sostenibilidad del sistema es acercar la edad efectiva a la ordinaria de jubilación y mejorar la empleabilidad de los mayores de 55 e incentivar la jubilación demorada son dos mecanismos clave, sin que en ningún caso se plantee cambiar la edad de jubilación”

Publicidad

Trabajar más allá de la edad legal de jubilación

El ministro Escrivá intenta aclarar así las declaraciones en las que se mostraba partidario de trabajar más allá de la edad legal de jubilación. “En estas edades, por razones demográficas y de calidad de vida, se puede trabajar más. Y España es una anomalía europea: no solamente no seguimos esta tendencia sino que reducimos la proporción de mayores de 55 años en activo”, explicaba en la entrevista.

Respecto al debate sobre si la prolongación de la vida laboral de los mayores tiene impacto en las oportunidades para los más jóvenes, Escrivá insistía en que la ocupación juvenil no sustituye la sénior y abogaba por “generar dinámicas dentro de las empresas para que personas de cierta edad vayan cambiando su actividad, las horas de trabajo, de dedicación”