Lagarde cede a la inflación

Lagarde cede

Punto de inflexión tras la subida de 15 puntos básicos de los tipos por el Banco de Inglaterra y después de que la Fed confirmará la ligera aceleración del tapering y que encarecerá el dinero en los próximos 12 meses, empezando en marzo.

Pero el detalle que ha caló en la comunidad inversora el jueves fue la actitud menos beligerante de la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, con el adjetivo “transitoria” aplicado a la inflación.

Sin embargo, “la heterogeneidad de Europa hará que el BCE tarde aún en retirar estímulos” y en encarecer los préstamos, analiza el gestor de Rreto Magnum Sicav, José Lizán, en el podcast de cierre de mercados de finanzas.com.

Publicidad

Es decir, si solo fuera por países como Holanda y Austria, que han recuperado en V su economía, ya se estarían subiendo los tipos. Pero el eje central –Italia, Francia y Alemania— prefiere ser más cauto y condescendiente con las economías del sur.

España aún se mantiene a más de 5 puntos por debajo de los niveles pre-pandemia. Y aunque el objetivo del BCE no sea salvaguardar el crecimiento de los miembros del euro, sí es cierto que, si endurece las políticas acomodaticias antes de tiempo, la zona del euro puede sumergirse en una “situación completa”, narra Lizán. Y ni el crecimiento ni el consumo está a la par que la de otras áreas más dinámicas, como los Estados Unidos.

Y ni el crecimiento ni el consumo está a la par que la de otras áreas más dinámicas, como los Estados Unidos. Persisten, por tanto, las razones “para que el BCE vaya muy por detrás del Banco de Inglaterra y de la Fed”.