ley contenidos en catalán

Las cuotas obligatorias de contenidos en lenguas cooficiales sólo afectarán a las plataformas audiovisuales radicadas en España. Compañías como Netflix o HBO, por tanto, se librarán de tener que incluir un 6% de contenidos en catalán, euskera o gallego, una medida que pactó el Gobierno con ERC en el marco de la negociación presupuestaria y que, sin embargo, afectará a un número de operadores mucho más reducido que el que se pensó en un inicio.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, dijo que la futura Ley Audiovisual consagra un “buen equilibrio” entre el impulso a la industria audiovisual, la promoción de España como hub audiovisual y la protección a las lenguas cooficiales, “una de nuestras fortalezas desde el punto de vista cultural”.

Pero lo cierto es que uno de los puntos más llamativos de la norma, la obligatoriedad de incluir en sus catálogos audiovisuales un determinado porcentaje de contenidos en lenguas cooficiales, no afectará a las plataformas internacionales, sino únicamente a las radicadas en nuestro país. 

Publicidad

Así las cosas, únicamente las plataformas españolas -como Atesplayer o Filmin- estarán obligadas a que al menos el 30% de los contenidos que ofrezcan sean de producción europea. De ese porcentaje, al menos la mitad -el 15% del total- tendrá que ser producción española. Y al menos un 40% de esa mitad -es decir, el 6% del total- deberán ser producciones en catalán, gallego o euskera.

Otros puntos de la ley, como la obligatoriedad de que estas compañías de vídeo bajo demanda contribuyan a financiar la radiotelevisión pública, si afectarán a las compañías internacionales, que asimismo podrían recibir incentivos para impulsar la distribución de obras en catalán, euskera y gallego.

Fuentes gubernamentales sostienen que los términos de esta nueva Ley Audiovisual, incluido el hecho de que las plataformas internacionales no estén sujetas a las cuotas de contenidos, están pactados con ERC.

Las cuotas obligatorias de contenidos en lenguas cooficiales sólo afectarán a las plataformas audiovisuales radicadas en España. Compañías como Netflix o HBO, por tanto, se librarán de tener que incluir un 6% de contenidos en catalán, euskera o gallego, una medida que pactó el Gobierno con ERC en el marco de la negociación presupuestaria y que, sin embargo, afectará a un número de operadores mucho más reducido que el que se pensó en un inicio.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, dijo que la futura Ley Audiovisual consagra un “buen equilibrio” entre el impulso a la industria audiovisual, la promoción de España como hub audiovisual y la protección a las lenguas cooficiales, “una de nuestras fortalezas desde el punto de vista cultural”.

Pero lo cierto es que uno de los puntos más llamativos de la norma, la obligatoriedad de incluir en sus catálogos audiovisuales un determinado porcentaje de contenidos en lenguas cooficiales, no afectará a las plataformas internacionales, sino únicamente a las radicadas en nuestro país. 

Así las cosas, únicamente las plataformas españolas -como Atesplayer o Filmin- estarán obligadas a que al menos el 30% de los contenidos que ofrezcan sean de producción europea. De ese porcentaje, al menos la mitad -el 15% del total- tendrá que ser producción española. Y al menos un 40% de esa mitad -es decir, el 6% del total- deberán ser producciones en catalán, gallego o euskera.

Otros puntos de la ley, como la obligatoriedad de que estas compañías de vídeo bajo demanda contribuyan a financiar la radiotelevisión pública, si afectarán a las compañías internacionales, que asimismo podrían recibir incentivos para impulsar la distribución de obras en catalán, euskera y gallego.

Fuentes gubernamentales sostienen que los términos de esta nueva Ley Audiovisual, incluido el hecho de que las plataformas internacionales no estén sujetas a las cuotas de contenidos, están pactados con ERC.