Los precios de la vivienda subieron un 4,2% en el tercer trimestre, su tasa más alta desde 2019