metal y Ganaderos

El sector del metal de la provincia de Cádiz ha comenzado este martes una huelga indefinida tras no llegar a ningún acuerdo con la Federación de Empresarios del Metal de la provincia (Femca).

La primera jornada se ha desarrollado con barricadas y cortes de carretera por parte de los trabajadores que buscaban impedir la entrada en industrias tractoras como Navantia. Uno de los puntos de conflictos se ha encontrado en la avenida de Astilleros de la capital gaditana, con enfrentamiento entre huelguistas y Policía.

La falta de acuerdo para renovar el convenio colectivo ha sido el detonante de esta huelga indefinida, que tuvo como preludio dos jornadas la pasada semana que según los sindicatos fue cumplida por el 100% de los trabajadores.

Publicidad

Falta de acuerdo con la Femca

Los representantes de los trabajadores demandan subidas del 2, 2’5 y 3% anual, además de la rebaja de cuatro horas de trabajo cada año. Según la Femca, esas exigencias conllevarían “la desaparición de la industria gaditana, que tendría que competir con la de otras provincias que parten de una situación más ventajosa”.

Además la Femca ha expresado que Sevilla tiene un coste de la categoría de peón de 10,55 euros por hora, frente a los 10 euros de Málaga, mientras que “en Cádiz se partiría ya desde 12,16 euros”.

El sector del metal de Cádiz en huelga

Otro de los obstáculos surgido en este convenio es el que ha supuesto la negociación del Plus Penoso, Tóxico y Peligroso, que cobran los trabajadores en función del trabajo que desempeñan.

Por su parte, los sindicatos defienden que han hecho una plataforma reivindicativa “con los pies en el suelo para no perder tiempo de negociación”. Asimismo, argumentan que en la provincia de Cádiz históricamente el sector del metal ha sido un sector muy importante para la economía y critican que la Femca “siga poniendo en tela de juicio la necesidad de la subida del convenio del metal de Cádiz comparándola con otros convenios colectivos de Sevilla y de Málaga”.

Los empresarios del Metal rechazan los actos violentos

Del mismo modo, desde la Femca han mostrado su rechazo a los actos violentos que han tenido en la primera jornada de huelga convocada por los sindicatos. 

En un comunicado de prensa, la FEMCA ha cifrado el seguimiento de la huelga en un 15%, de los aproximadamente 20.000 trabajadores del sector del metal de la provincia que están llamados a secundar la movilización. Por su parte, desde los sindicatos han hablado de seguimiento mayoritario. 

En el documento publicado los empresarios del metal han querido resaltar su preocupación por “los efectos que está causando este conflicto y la violencia con la que actúan determinados piquetes”.

“Además de impedir la libre elección de los trabajadores, supone un enorme deterioro en la imagen exterior de la provincia” y genera “incertidumbre a los clientes internacionales”.

Las empresas, explican, temen que “las noticias sobre este conflicto impacten, como se rumorea, en las decisiones de armadores de cruceros” que acaben eligiendo otros emplazamientos para sus operaciones de mantenimiento y refit de buques.

“El único camino para poner fin a la huelga debe ser la negociación entre empresas y trabajadores”, insiste FEMCA, que reitera que “la posición sindical es inasumible” y mantiene “su ofrecimiento a dialogar, teniendo en cuenta la situación actual de mercado”.

Ganaderos en Galicia

Más de 200 ganaderos se han concentrado este martes en Outeiro de Rei (Lugo) para denunciar la asfixia económica que sufren sus explotaciones debido al aumento de los costes de producción, un incremento que no se ve reflejado en lo que ellos perciben por el litro de leche.Publicidad

Después de que la semana pasada protestasen frente a las instalaciones de Lactalis, en Vilalba (Lugo), los productores lácteos han trasladado sus demandas a la sede de la empresa Larsa. Allí han montado una barricada con ruedas, cartones de leche y alpacas de paja, a la que posteriormente han prendido fuego. El tráfico de la N-VI se ha visto interrumpido en ese punto durante más de una hora.

Los ganaderos aseguran estar al límite. “La situación es insostenible porque los costes de producción se han disparado”, ha denunciado Félix Porto, el secretario de Coordinación Sectorial e Área Externa de Unións Agrarias. Según ha explicado este representante sindical, producir su leche es un 26% más caro que hace un año

Boicot a las industrias lácteas

Desde el sindicato agrario han llamado a la ciudadanía a hacer un boicot a estas industrias lácteas. Al igual que Lactalis, dice Porto, Larsa ha ofrecido a los ganaderos un céntimo más por cada litro de leche para sortear esta crisis. Una subida que ha calificado de “irrosoria” e “imprensentable”.Publicidad

Actualmente, de media, los ganaderos están cobrando 33 céntimos por el litro de leche. Sin embargo, según aseguran, el precio debería subir a 40 céntimos para poder cubrir el incremento en los costes de producción. Una subida que afecta a la factura eléctrica, a los piensos, al gasoil o a los fertilizantes.

También denuncian que el coste adicional que el consumidor paga por la leche en los supermercados no ha llegado a los ganaderos. “A los consumidores les han subido el precio de la leche, pero… ¿Quién se queda con ese dinero?”, se pregunta Alejandro, un ganadero que lleva 12 años al frente de una explotación familiar y que ve peligrar su supervivencia.

Según los datos que maneja Unións Agrarias, Galicia ha ha perdido 381 granjas lácteas en el último año. Serían más que las que desaparecieron en todo el conjunto de España.