consejo de Telefónica

Javier de Paz ha sido la gran sorpresa del nuevo consejo de administración de Telefónica anunciado este miércoles. El histórico asesor fue nombrado presidente de la Comisión de Regulación y Asuntos Institucionales, un escalón más en su imparable carrera que le ha convertido en el consejero de mayor confianza del presidente ejecutivo, José María Álvarez-Pallete. Es su asesor áulico y su enlace con un mundo político en el que no se siente cómodo. 

Por ello, este nombramiento confirma la confianza del máximo directivo en quien le ha asesorado en movimientos polémicos para el futuro de Telefónica como su implicación en el control del grupo Prisa o el apoyo de Álvarez-Pallete al actual gobierno de Pedro Sánchez.

En los últimos tres años, Pallete ha sido el sostén empresarial de Sánchez, una relación que ha ido a más durante la pandemia. El presidente de Gobierno ha obtenido el apoyo de una de las compañías más importantes del Ibex y clave en las infraestructuras digitales del país; y además ha conseguido su colaboración para ayudarle a controlar El País y Cadena Ser.

Publicidad

A cambio, se han realizado movimientos legislativos para proteger a la operadora de fondos oportunistas extranjeros mediante la acción de oro, un mecanismo que se ha renovado hasta finales del 2022 y pocas horas después de que volvieran a sonar tambores de opa en Telefónica, tras la oferta del fondo KKR por la italiana TIM

Un maridaje que se ha producido por la mediación de Javier de Paz, quien es un convencido de que la entente Pallete-Sánchez es la mejor alianza posible para Telefónica.

Javier de Paz, consejero de Telefónica.

De Paz es un histórico socialista -secretario general de las Juventudes Socialistas y miembro de la Ejecutiva del PSOE entre 1984 y 1993- que desde la llegada del PSOE al poder en 2018 presume de ser el ‘enlace’ entre Telefónica y Moncloa. Es por ello que quienes han vivido este proceso no dudan en afirmar que su nombramiento como responsable de las relaciones institucionales del consejo de administración es un guiño de Pallete para seguir profundizando su relación con el Ejecutivo.

Las fuentes consultadas por THE OBJECTIVE indican que Pallete ha tenido dudas para tomar esta decisión, pero que finalmente se ha decantado por reforzar a De Paz, pese a las contraindicaciones de llevar la relación con Moncloa a un siguiente nivel. 

Los inversores consideran que Telefónica no debe estar alineada con los intereses del Gobierno de turno y así lo hacen ver diariamente en la cotización de la compañía que no logra superar los cuatro euros, muy cerca de sus mínimos históricos.

Por otra parte, Pallete se arriesga a quedar señalado por el resto de partidos políticos. De hecho, es conocido por el propio presidente de Telefónica el malestar del Partido Popular y del propio Pablo Casado por su cercanía con Sánchez. Un desencuentro que podría pasarle factura en un eventual Gobierno de los populares.

A cambio, Pallete ha preferido la lealtad institucional, la protección política y los fondos europeos que le promete Javier de Paz en su condición de representante de Moncloa y de Pedro Sánchez. Una relación que a partir de ahora podría reforzarse y que a la luz de los hechos solo beneficia al presidente de Gobierno, el gran ganador de la nueva composición del Consejo de Administración de Telefónica.