previsión para España

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha vuelto a rebajar las previsiones de crecimiento para España para este año y el que viene, después de que hace apenas dos meses ya pronosticase que la economía española crecería menos de lo previsto anteriormente. En este caso, el organismo estima que España crecerá un 4,6 % este año desde el 5,7 % anticipado el pasado mes de octubre, mientras que para el próximo ejercicio prevé que el rebote se limite al 5,8 %, seis décimas por debajo de lo esperado anteriormente.

Así se recoge en las conclusiones preliminares del personal técnico del FMI tras su visita a España, que han constatado la buena marcha del empleo y el avance de la recuperación a partir del segundo trimestre del año gracias al “gran éxito” de la campaña de vacunación, aunque también aseguran que la incertidumbre en torno a las perspectivas económicas es “elevada”, pues la evolución de la pandemia sigue siendo “un riesgo clave”.

El FMI se une así a otros organismos nacionales como el Banco de España o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) e internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o la Comisión Europea, que recientemente han rebajado sus previsiones económicas ante el aparente freno que la economía española experimentará en la última parte del año, al menos respecto al optimismo del verano y del Gobierno, que sigue manteniendo que el PIB aumentará un 6,5 % este año.

Publicidad

El FMI ya recortó en octubre en medio punto su previsión de crecimiento de la economía española para este año hasta el 5,7 %, trasladando el grueso de la recuperación a 2022, cuando estimaba que el Producto Interior Bruto (PIB) crecería un 6,4 %, seis décimas más que en la proyección de julio. Entonces, apuntaba que existía una gran “incertidumbre” debido a las interrupciones del suministro de las materias primas y el repunte de la inflación.

En su análisis, los técnicos consideran que el consumo privado continuará siendo el principal motor del crecimiento a corto plazo de España, mientras que prevén que la inversión se afiance en 2022, gracias a la solidez de la demanda, la continuidad de las condiciones favorables de financiación, una desaparición gradual de los cuellos de botella en las cadenas de suministro global, y un despliegue más rápido de los fondos europeos, cuyo impacto podría ser de entre el 1,5 % y 2 % a finales de 2022.

Asimismo, en sus conclusiones también anticipan que la demanda externa, en particular el turismo internacional, continúe recuperándose el próximo año conforme aumenten las tasas de vacunación en el mundo. Si bien advierten de que el país se enfrenta a una elevada deuda, lo cual es una vulnerabilidad. “Con el tiempo, España tendrá que reducir los niveles de deuda a niveles más prudentes y crear un espacio para responder a futuras perturbaciones”, apunta el organismo.

Alerta de un “círculo vicioso” por el alza de los salarios y la inflación

Precisamente el aumento de los precios en noviembre hasta tasas que no se veían en 29 años ha llevado a muchas empresas a poner sobre la mesa una subida salarial a sus empleados el próximo año, tal como estipula su convenio, una práctica que según ha alertado el Fondo Monetario Internacional podría provocar “un círculo vicioso” en el que el aumento de los salarios conduzca a una mayor inflación. “Es importante que las negociaciones sobre la fijación de los salarios sigan internalizando el carácter transitorio de los actuales motores de la inflación”, advierte el organismo.

La escalada en el precio de los alimentos y los combustibles disparó el Índice de Precios de Consumo (IPC) en noviembre hasta el 5,5 %, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que a su vez confirmaban quelos precios ya encadenan nueve meses encareciéndose. No obstante, el FMI recalca que se trata de un repunte “transitorio” y que debería moderarse en la segunda mitad del año, a medida que los elevados precios de la energía y a las interrupciones de la cadena de suministro se disipen.

Por este motivo, reclama que, a la hora de subir los salarios, se tenga en cuenta este carácter temporal del repunte de los precios, con el fin de evitar “un círculo vicioso en el que el aumento de los salarios conduzca a una mayor inflación”. En la misma línea se pronunció este lunes la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que pidió en una entrevista en La Vanguardia evitar subidas salariales que afecten “de forma estructural” a la inflación.

Calviño recordó que la subida media de los precios se sitúa alrededor del 3 % y defendió que “la evolución de los salarios tiene que adecuarse a las características de cada empresa y de cada sector”. “Por tanto, dependerá de la negociación colectiva que se produzca en cada contexto, para asegurarnos de que no tiene un impacto negativo sobre el crecimiento y la creación de empleo”, añadió. Mercadona fue una de las primeras compañías en anunciar, tal y como venía recogido en su convenio, la subida de salarios en función del IPC y muchas empresas también tienen esta propuesta encima de la mesa.

Insta a que la reforma laboral preserve la flexibilidad

El organismo también se ha pronunciado sobre las reformas que el Gobierno ha emprendido en los últimos meses, acordadas con Bruselas con el fin de recibir una nueva partida de los fondos europeos. Sobre la reforma laboral, cuya aprobación aún está pendiente, el FMI señala que identifica las “prioridades adecuadas”, como es atajar la temporalidad, pues España ha tenido históricamente “una de las tasas de desempleo más altas de la Unión Europea (UE), juvenil y de larga duración”.

En este sentido, aboga por “desalentar el uso de contratos temporales para necesidades de trabajo permanentes”, por hacer que “los contratos indefinidos fueran más atractivos para las empresas”, por apoyar “una reasignación de trabajadores entre empresas o sectores” y por preservar la flexibilidad en la negociación colectiva, “incluso permitiendo acuerdos a nivel de empresa dentro de unos parámetros amplios establecidos a nivel sectorial”. Asimismo, apunta algunas recetas que podrían enriquecer su contenido como “la necesaria reasignación de trabajadores” relacionada con los cambios inducidos por la pandemia y con los cambios estructurales como son el aumento de la automatización y la adopción de nuevas tecnologías para abordar el cambio climático.

El organismo apoya las recientes reformas para impulsar la inclusión en el mercado laboral y las nuevas leyes que regulan el trabajo basado en plataformas digitales -la conocida como ‘Ley rider‘- y el teletrabajo. Mientras que, sobre la nueva plataforma estatal de empleo, dice que “una aplicación eficaz y una evaluación periódica, así como una estrecha colaboración con el sector privado, serán fundamentales para su éxito”.

Respecto a las pensiones, el FMI alerta de que “la sostenibilidad sigue siendo motivo de preocupación en ausencia de medidas adicionales”. Así, para “preservar la sostenibilidad de las finanzas públicas”, apuesta por medidas como una mayor prolongación de la vida laboral o aumentar las cotizaciones.

Aboga por vigilar los precios de la vivienda

Los técnicos del organismo con sede en Washington que visitaron España comprobaron que el proyecto de ley de vivienda y el plan nacional de vivienda introducen “una serie de medidas para mejorar la asequibilidad de la vivienda”, si bien advierte de que “la limitación de los alquileres en las zonas con dificultades, pueden introducir ineficiencias y restringir la disponibilidad de propiedades para futuros inquilinos. Sería útil una mayor evaluación de las medidas para calibrar su impacto”.

“Otras políticas para aumentar la oferta de viviendas podrían incluir la simplificación de la normativa sobre el uso del suelo y la aceleración de los procesos de concesión de licencias a nivel de los gobiernos regionales”, ha recalcado. Además, respecto a los precios de la vivienda, el FMI señala que “se han acelerado” y, “aunque no hay pruebas de un desajuste significativo en los precios de la vivienda, se justifica una estrecha vigilancia”, insisten.

previsión para España