Producción en EE.UU.

Las cadenas de suministros siguen colapsadas, con dificultades para normalizarse después de las interrupciones a causa de la pandemia, lo que viene ralentizando la recuperación de la oferta, en un momento en donde la demanda se reactiva con fuerza. La situación provoca presiones inflacionarias y dificulta un crecimiento mas rápido.  

El dato de la producción en septiembre de las fábricas en Estados Unidos refleja las consecuencias de la situación, al caer , incluso mas que el 0.4% registrado en agosto y la mayor en los últimos siete meses. El mes pasado, la producción industrial, incluida la minera y la de servicios públicos también retrocedió 1.3%.

“Es probable que la oferta tarde en ponerse al día algún tiempo; hay cuellos de botella en todos los eslabones de la cadena de suministro, sin duda la mano de obra, los contenedores, el transporte marítimo, los puertos, los camiones, los ferrocarriles y los almacenes”, explicó a CNBC, Tim Uy, del grupo de investigación económica de Moody’s Analytics.

Publicidad

En efecto, la reactivación económica presenta grandes retos por delante: los fabricantes y distribuidores intentan operar a la misma capacidad que lo hacían antes de la pandemia mientras se enfrentan a escasez de mano de obra, de materia prima y de componentes claves, como los semiconductores, que afectan el mercado tecnológico y de automotriz directamente.

Para algunos economistas es posible que los cuellos de botella comiencen a mejorar relativamente pronto, de ser así, se volvería a la capacidad de producción y distribución existente antes del Covid-19 para el segundo trimestre de 2022. Sin embargo, advierten que todo dependería de que no aparezca alguna nueva variante del virus, como la cepa Delta.

Producción en EE.UU.