publicidad de dulces

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha anunciado este jueves la prohibición de la publicidad dirigida al publico infantil de dulces, galletas, helados, bebidas calóricas y resto de productos alimenticios ricos en azúcares y grasas considerados nocivos para la salud por la Organización Mundial de la Salud.

Garzón ha explicado que la regulación de esta publicidad de los alimentos dirigidos a los menores de 16 años se hará mediante real decreto, se empezará a aplicar el año próximo, en 2022, y afectará a la televisión, radio, salas de cine, redes sociales e Internet

“El trabajo está hecho. Tenemos los informes pertinentes para adaptar estos perfiles nutricionales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al sistema de regulación y ya se ha hablado con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia”, ha explicado.

Publicidad

El ministro Garzón ha hecho este anuncio en rueda de prensa en Barcelona, tras reunirse con la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, y ha enmarcado este anuncio en el papel de la Ciudad Condal como Capital Mundial de la Alimentación Sostenible 2021. 

“En España el exceso de sobrepeso es del 23,3% y la obesidad del 17.3%. La suma supera el 40% para los niños de entre 6 y 9 años. Son cifras alarmantes y preocupantes”, ha alertado el ministro, y ha añadido que estas cifras son el doble entre las familias más humildes que entre las más adineradas, según el informe Aladino.

Cinco categorías de productos

La norma afectará a la publicidad para cinco categorías de productos: la primera es la de confitería de chocolate y azúcar, barritas energéticas y coberturas dulces y postres; le sigue el grupo de alimentos que incluye pasteles, galletas dulces y demás productos de pastelería, y tampoco se podrán anunciar otras tres categorías que incluyen los zumos, las bebidas energéticas y los helados.

Para el resto de categorías de productos, se establece un límite de contenido en nutrientes por cada 100 gramos, y en este caso, se podrán anunciar siempre y cuando las grasas totales y saturadas, el azúcar total y añadido y los niveles de sal se mantengan por debajo de los límites establecidos cada producto.

Garzón ha dicho que este marco regulatorio –que no será necesario que pase por el Congreso y entraría en vigor cuando pase el trámite del Consejo de Ministros— es similar al de países como Reino Unido, Portugal y Noruega, y ha explicado que, a partir de estas premisas, las empresas podrán tener su propia autoregulación siempre que supongan una protección superior a la norma. 

También Barcelona regulará la publicidad de estos alimentos

Colau ha celebrado el anuncio de Garzón y ha avanzado que el Ayuntamiento regulará la publicidad de alimentos y bebidas “perjudiciales para la salud” en el espacio publico a través de dos instrucciones municipales y que también reforzará la presencia de productos saludables en los servicios de alimentación en equipamientos y servicios municipales.

La primera instrucción limitará la presencia de la publicidad de alimentos y bebidas de “baja calidad nutricional” en el soportes publicitarios que gestiona el consistorio, como las marquesinas y lonas en el espacio público, y la segunda instrucción aplicará criterios de sostenibilidad en los servicios de cátering y máquinas expendedoras en equipamientos y servicios municipales, entre otros.

publicidad de dulces