Putin

Los precios de los futuros del gas, que en apenas dos sesiones habían disparado su cotización un 60%, se daban la vuelta bruscamente y cotizaban con caídas superiores al 7% en los contratos del mes de noviembre, después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, haya defendido el papel de su país como proveedor “fiable” y la disposición de Rusia a colaborar en la estabilización de los mercados.

De este modo, los contratos de futuros europeos de gas (TTF holandés) para entrega en noviembre, de referencia para el Viejo Continente y que durante el día habían subido más de un 25%, hasta un récord de más de 161 euros por megavatio, cedían tras las declaraciones del presidente ruso más de un 7% y cotizaban en alrededor de 107 euros, tras llegar a bajar hasta los 104 euros.

En una reunión con varios miembros de su Gobierno para tratar diversas cuestiones energéticas, Putin ha defendido que Rusia “siempre” será un suministrador “fiable” de gas, cumplidora de sus “obligaciones”.

Publicidad

Asimismo, el líder ruso ha asegurado que en lo que va de año Gazprom, el monopolio estatal para la exportación de gas ruso, ha incrementado el bombeo a través de Ucrania más allá de sus obligaciones contractuales, según la agencia RIA Novosti.

En ese sentido ha explicado que “nuestras obligaciones contractuales para las entregas a través de la red de transporte de gas de Ucrania son 40.000 millones de metros cúbicos de gas al año. Durante los primeros nueve meses de este año, Gazprom aumentó la entrega a través del sistema de transporte de Ucrania en más del ocho por ciento. Es seguro decir que superaremos nuestras obligaciones contractuales de entrega de gas a través de Ucrania “

Asimismo, el presidente de Rusia ha expresado la disposición del país para colaborar en la estabilización de los mercados energéticos, subrayando el deseo de Rusia de que este esfuerzo sea llevado a cabo sobre una base comercial y teniendo en cuenta los intereses de todos los participantes.

Crítica a los “errores” de la UE

No obstante, Vladimir Putin no ha dudado en atribuir la actual crisis abierta a las bajas temperaturas del último invierno y la falta de viento durante el verano, lo que redujo la energía eólica. También a los “errores” cometidos por la Unión Europea al abordar la política energética, señalando la “histeria” y el “lío” que, en su opinión, ha cundido en el seno de los Veintisiete.

También ha señalado que “la rápida recuperación económica posterior a la crisis ha calentado la demanda de energía”. 

De este modo, el presidente ruso ha explicado el repunte de los precios por diversos factores, entre los que ha citado las temperaturas inusualmente bajas del último año, que habrían contribuido a reducir las reservas de gas, y “errores” en materia política, ya que estima que la UE depende en exceso de contratos a corto plazo en el mercado.

Putin ha subrayado cómo todo ello afecta al consumidor: “Los consumidores, incluidos, por ejemplo, los productores de fertilizantes, pierden por completo los puntos de referencia de precios. Todo conduce a disfunciones y, como dije, a desequilibrios. Como resultado, el precio del gas ha batido todos los récords históricos: hoy ya tiende hacia los dos mil dólares por mil metros cúbicos, que es más de diez veces el precio promedio del año pasado ”.

Contratos a largo plazo

“Hablamos con la anterior Comisión Europea, y todas sus actividades iban encaminadas a restringir los contratos a largo plazo y la transición al intercambio comercial de gas, y resultó que esta política es errónea, ya que no tiene en cuenta las especificidades del mercado del gas debido a una gran cantidad de incertidumbres”, dijo Putin.

“Como saben, el mercado energético mundial no tolera el alboroto ni la vacilación. Los planes de inversión aquí son a largo plazo. Por lo tanto, acciones duras e imprudentes pueden conducir y, a juzgar por la situación actual del mercado, ya han conducido, a serios desequilibrios”, añadió el líder ruso en declaraciones recogidas por la agencia Sputnik.

Además de Putin, también se ha referido este miércoles al debate energético su principal portavoz, Dimitri Peskov, que ha coincidido en su defensa de Rusia como país cumplidor de los contratos. “Rusia no desempeña ningún papel en lo que pasa en el mercado de gas en Europa”, ha zanjado, según la agencia.

De cara al futuro el mandatario ruso ha señalado que “los expertos internacionales, incluida la OPEP, han estimado que el crecimiento de la demanda de petróleo comenzará a desacelerarse a partir de 2035, pero que el consumo general aumentará hasta 2045, aproximadamente un 0,7% anual. La demanda de gas natural seguirá creciendo a un ritmo superior al uno por ciento anual. Se debe principalmente a que el gas, como combustible más limpio, reemplazará al carbón en la combinación energética mundial “.

Putin