recortes a las eléctricas

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado este jueves en el Pleno del Congreso que el Gobierno no aplicará el recorte de beneficios extraordinarios a las eléctricas impulsado para abaratar la factura de la luz cuando estas compañías suministren energía a “precios razonables” a la industria.

Así lo ha asegurado durante la defensa en la Cámara Baja del Real Decreto-ley para hacer frente a la escalada de precios de la electricidad, que tiene entre sus principales medidas el recorte a los beneficios extraordinarios de aquellas tecnologías que, sin asumir el sobrecoste del gas en los mercados internacionales, han recibido retribuciones muy por encima de sus costes de generación por este alza. En este sentido, Ribera ha matizado que el objetivo es no aplicar estos recortes a “quienes garanticen ‘exnovo’ precios estables que no internalicen la evolución del precio del gas”, con el fin de “impulsar la cobertura de precios razonables para la industria“.

El anuncio se produce justo en un momento en el que la industria se enfrenta a una oleada de cierres por los altos precios de la electricidad. La pasada semana, la empresa siderúrgica Sidenor anunció su decisión de parar la producción en su planta de Basauri durante 20 días desde este lunes y hasta el 31 de diciembre por el “desorbitado” precio de la electricidad, cuya escalada ha elevado el coste eléctrico en Sidenor en un 300 % respecto al del año pasado.La empresa siderúrgica Sidenor anuncia paros en su producción por el elevado precio de la electricidad

Publicidad

Ribera ha subrayado el carácter temporal de esta medida, hasta el próximo 31 de marzo, que el recorte es proporcional a la cotización del gas y que, en todo caso, no se aplica a aquellos casos en los que no se haya interiorizado en sus ventas de energía el sobrecoste del gas natural, ni a quien “haya garantizado precios estables antes de la escalada”. Antes, la vicepresidenta ha anunciado su intención de “completar” este plan de choque “en las próximas semanas” con “medidas adicionales que garanticen la cobertura con contratos bilaterales y precios razonables para los consumidores industriales”.

El Gobierno confía en sacar la norma adelante, aunque aún no tiene amarrados los apoyos necesarios. De momento, el PNV, que pidió cambios en el texto, ya ha dicho que se abstendrá. “Queremos saber exactamente el detalle; una cosa es lo que ha dicho la ministra en el atril y otra lo que quede en el papel”, ha señalado el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián.Ribera defiende en el Congreso el decreto para abaratar la luz a la espera de recabar el apoyo necesario 02.16 minRibera defiende en el Congreso el decreto para abaratar la luz a la espera de recabar el apoyo necesario

El objetivo: “que no haya impacto en el precio de la industria”

La ministra ha comentado posteriormente en los pasillos del Congreso que la afección a la industria está siendo “más alta de lo que pensábamos” y ha añadido que el Gobierno va a trabajar para que “pueda haber otras alternativas para comprar y adquirir electricidad a un precio que no tenga nada que ver con el del mercado mayorista”. Ha dicho que llevan semanas trabajando con la industria y las empresas energéticas para que estas ofrezcan contratos a precio fijo y la electricidad se ofrezca precios que no sean tan altos como los del mercado mayorista, “precios como los que existían en el mercado eléctrico antes de la espiral de precios del gas”.

Respecto al impacto que podrían tener esas exenciones a los contratos que se hagan a precios de antes de que se disparara el precio del gas en la minoración de beneficios, la ministra ha indicado que dependerá de la “la información que aporten las eléctricas de los contratos y los precios a que venden la electricidad”. También sobre qué beneficios extraordinarios están obteniendo y a qué precio están produciendo. “El objetivo es que no haya impacto en el precio de la industria”, ha añadido.

Ribera ha señalado que en la recaudación por la minoración de beneficios no solo influirá lo que justifiquen las empresas, pues la otra variable, el precio del gas, también ha cambiado “radicalmente”. Ha recordado que el Ministerio estimó, de acuerdo con las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que el gas alcanzaría los 60 euros/megavatio hora (MWh) en diciembre y se mantendría así hasta marzo para caer después, pero la realidad es que la semana pasada llegó a los 180 euros/MWh.Discrepancias respecto al decreto de la luz: el PNV pide retocarlo y Podemos que no se dé un paso atrás 01.18 minDiscrepancias respecto al decreto de la luz: el PNV pide retocarlo y Podemos que no se dé un paso atrás

Respecto a esto, la vicepresidenta ha esgrimido que el encarecimiento del gas en los mercados internacionales “no puede traducirse en un incremento de toda la electricidad”, por lo que cree que mantener el actual mercado marginalista “no es viable” ante una situación de este tipo que se prolongue en el tiempo. “Sobre todo cuando los costes reales de generación no se corresponden con el incremento de precios medios del sistema”, ha abundado Ribera.

Las estimaciones del Gobierno recogen que cada encarecimiento en 1 euro/MWh en el precio del gas supone en los mercados mayoristas 2 euros/MWh más, y todo ello independientemente de “cuánta energía barata” hubiera en el ‘pool’, debido al funcionamiento de este modelo.

El decreto pretende abaratar la factura de la luz un 22 %

El Consejo de Ministros aprobó en septiembre el plan de choque del Gobierno que se presenta en el Congreso este jueves y que pretende reducir la factura de la luz un 22 % hasta final de año. Aparte de las medidas en materia de fiscalidad que ya anunció el presidente, Pedro Sánchez, en TVE, el Ejecutivo ampliará el suministro mínimo vital hasta un total de diez meses y reformará la tarifa regulada.El Gobierno aprueba su plan de choque eléctrico para bajar la factura de la luz un 22% hasta final de año

Igualmente, se aprobó la reducción temporal del exceso de beneficios que están obteniendo las centrales de generación eléctrica no emisoras en el mercado mayorista, gracias a la repercusión sobre el mismo de unos costes de gas que no soportan. Se aplicará una fórmula similar a la empleada para minorar el dividendo de carbono de las centrales no emisoras, ahora en tramitación en el Congreso.

Con esta fórmula, explicó el Ejecutivo, la rebaja retributiva será proporcional al precio del Mercado Ibérico del Gas (MibGas). Con los niveles actuales, las empresas deberán devolver unos 2.600 millones hasta el 31 de marzo de 2022, momento en que se espera se hayan superado las tensiones en el mercado global de gas.