presupuesto Andaluz

El Gobierno del cambio de PP y Ciudadanos tendrá que prorrogar las cuentas de la Junta de este año 2021 para el próximo ejercicio porque todos los grupos de la oposición han tumbado el proyecto de ley que habían presentado en el Parlamento.

En la votación, los 47 diputados de PP y Ciudadanos se han quedado solos ya que el resto de los grupos, desde el PSOE hasta Vox pasando por Unidas Podemos y los no adscritos de Adelante Andalucía han apoyado las tres enmiendas a la totalidad que se habían presentado y han propiciado el veto a las cuentas y su devolución al Gobierno.

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, apelaba a la importancia de la «gestión, gestión, gestión» y defendía que las cuentas para 2022 tendrían repercusión en la recuperación económica de Andalucía no sólo para el próximo año, «sino en los siguientes tres ejercicios».

Publicidad

Aunque hizo un repaso por las cuentas, que ascendían a 43.800 millones de euros, las más altas de la historia de Andalucía, un 9% más que el ejercicio precedente, Bravo se centró sobre todo en hacer un balance de lo que ha hecho en los tres años que lleva al frente de la Consejería de Hacienda en lo que sonó a balance de Legislatura.

Por cierto que el presidente andaluz, Juanma Moreno, ha estado ausente prácticamente toda la sesión del Parlamento. Sólo escuchó la primera intervención de su consejero de Hacienda y se marchó para volver sólo a votar. Moreno estuvo en la conmemoración del Día contra la Violencia de Género en un acto que tuvo lugar en el Palacio de San Telmo por el 25-N. 

La portavoz del grupo socialista en el Parlamento andaluz, Ángeles Férriz, ha dejado una puerta abierta planteando al Gobierno de la Junta a que «recoja» el proyecto de Presupuesto para 2022 aprobado el pasado 3 de noviembre y lo traiga de nuevo a la Cámara autonómica incluyendo las diez «propuestas» del PSOE que cuantifica en 767 millones de euros para lograr su apoyo a las cuentas del año que viene.

«Si así lo hacen, estaremos esperándolos, donde siempre, defendiendo a Andalucía», ha dicho, atribuyendo al presidente de la Junta, Juanma Moreno, toda la responsabilidad de que Andalucía se vaya a quedar sin Presupuesto en 2022, porque ha hecho «todo lo humanamente posible» para impedir que el PSOE respalde el proyecto de cuentas autonómicas que ha aprobado el Gobierno de PP y Ciudadanos para el año que viene.

Ángeles Férriz, que ha criticado como una «falta total de respeto» la ausencia del presidente de la Junta durante su intervención en el debate, «no ha querido negociar». Por cierto que el secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, siguió toda la sesión desde las dependencias del grupo parlamentario. El presidente del PSOE, Manuel Pezzi, exparlamentario, sí que ha estado en la tribuna de invitados. 

Las críticas de Vox han sido muy ácidas. El portavoz Manuel Gavira ha dado por «terminado» su tiempo con el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos tras la «farsa» con los Presupuestos de la comunidad para 2022, que ha calificado de «fake y de continuistas y socialistas», y ha pedido la convocatoria urgente de elecciones en la comunidad.

Gavira ha advertido al PP de que se está «equivocando» y de que lo «va a pagar» en las urnas, porque ha «mentido y estafado» a todos los andaluces que creyeron que el nuevo Ejecutivo sería capaz de trae un cambio a esta comunidad, que no se ha producido en tres años.

«Andalucía no está mejor ahora, ¿en qué?», le ha dicho al consejero de Hacienda. «Pero no es usted, es su Gobierno».

Desde Unidas Podemos, la portavoz Inmaculada Nieto (que ha tenido el tono moderado que acostumbra aunque ha protagonizado una polémica con Bravo a cuenta de Bildu) ha asegurado que  «estas cuentas no son las que necesitan Andalucía, son las cuentas de un mal Gobierno, necesitamos unas cuentas buenas, de un buen Gobierno».

Nieto ha puesto de manifiesto igualmente que en la última semana, tras la difusión del audio del vicepresidente Juan Marín calificando de «estúpido» la presentación de un Presupuesto con recortes para afrontar un año electoral, que «el presidente no ha desmentido que son cuentas no queridas por el Gobierno».